Congreso General de Obreros de la República Mexicana





Foto: CONACULTA
Un 5 de marzo de 1876, un grupo de representantes de obreros y artesanos se reunió en la ciudad de México para instalar elPrimer Congreso General de Obreros de la República Mexicana.

El siglo XIX fue muy importante para la emergencia del movimiento obrero en todo el mundo. En septiembre de 1864, se formó la primera Internacional Obrera, como resultado del congreso celebrado en Londres, con la intervención de Carlos Marx.

En 1871 surgió en México el Gran Círculo de Obreros por iniciativa de algunos impresores y sastres, el cual llegó a contar con 43 sociedades afiliadas de distintos gremios y oficios.

Durante los primeros años de la década de 1870, prácticamente todos los miembros importantes del movimiento obrero mexicano se convencieron de que la necesidad de formar una organización nacional era urgente; ya para finales de 1875 se habían tomado medidas para un congreso nacional de trabajadores.

El Congreso General Obrero de la República Mexicana se reunió por primera vez el 5 de marzo de 1876, en el salón de la Sociedad Artística Industrial, en la ciudad de México, con 35 delegados de un total de 73 miembros.

El evento fue patrocinado por el Gran Círculo de Obreros y su órgano informativo: El Socialista. Las sesiones del Congreso General se prolongaron hasta el mes de junio de ese mismo año.

Durante las jornadas de discusión, los delegados se pronunciaron por una reglamentación general del trabajo, salarios homogéneos y jornadas fijas.

La asamblea incluyó a la primera mujer delegada en la historia del movimiento obrero mexicano. El Congreso planteó la necesidad de mejorar las condiciones de trabajo de las obreras y aparecieron publicaciones en defensa del derecho de huelga y los derechos de las mujeres, entre las que se encontraban El Hijo del Trabajo y La Internacional.

José Martí fue propuesto a las sociedades obreras –junto con otros destacados intelectuales– como diputado a este Primer Congreso de trabajadores.

Para 1878, los anarquistas se habían convertido en la fuerza más poderosa del movimiento obrero mexicano.


Autor/Redactor: CONACULTA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada